Una calle, de noche. En esa calle nueve espacios intervenidos. En cada espacio un grupo de actores en diferentes situaciones. En algunos casos como si fuera la gente real del lugar y otras claramente ficcionales. Sin conciencia de ser observados, esos personajes desarrollan su rutina, hacen cosas. Las situaciones no tienen diálogos o éstos son muy breves. Sin embargo, a través de un sistema de subtitulado instalado en cada situación los espectadores tienen acceso a los pensamientos de esos personajes en algunos casos y en otros a la narración de su historia personal, su pasado, las circunstancias en las que se encuentran, incluso su futuro, el momento posterior a lo que vemos representado. Muchos pensamientos, muchas historias.

Las nueve situaciones son representadas en simultáneo a ambos lados de la calle y los espectadores pueden desplazarse de una hacia otra, siguiendo el flujo de las historias y los pensamientos a los que tienen acceso. Como en una marea que les posibilita ingresar en una dimensión interna de la vida de las personas de una calle.

Las situaciones duran diez minutos: comienzan, terminan y vuelven a comenzar a intervalos regulares, a la manera de mecanismos. Si bien cada situación no tiene una continuidad narrativa con las otras, el recorrido de una situación a otra puede hacerse en forma lineal, consecutiva, o en forma aleatoria, donde cada espectador elija su combinación y por ende construya su propio sentido de totalidad.

Se trata de partir de un momento clave apresado, un momento presente, representable, hacia una dimensión de historia más amplia, a la manera de una irrepresentable novela del siglo XIX. Como si pudieran narrarse todas las historias, presentes, pasadas y futuras, contenidas en una porción de la ciudad y sus habitantes.
Lo privado convertido en exhibición pública.

El procedimiento de la obra se asemeja a la acción de mirar a un desconocido en la calle o en un espacio público e intentar imaginar en qué está pensando o cómo es la vida de esa persona. La audiencia es puesta en posición de voyeur, como si estuvieran espiando dentro de casas ajenas. Al mismo tiempo, al situar situaciones ficcionales en un contexto real la línea divisoria entre ficción y realidad comienza a desvanecerse y lleva a la audiencia a mirar sus calles y los lugares cotidianos de su ciudad de una manera diferente. La idea de hacer público lo privado está enfatizada por el sonido: los ruidos de cada uno de los espacios intervenidos se amplifica hacia el exterior.
El proyecto está concebido para desarrollarse durante tres o cuatro noches consecutivas en una calle. Ha sido diseñado para que pueda ser visto por una gran cantidad de gente, incluyendo a todas las personas que pasen por la calle en ese momento.

Las nueve situaciones que suceden a lo largo de la calle:
1- Un hombre acaba de tener un accidente de moto y yace caído sobre el asfalto en el medio de la calle. Con movimientos entrecortados intenta incorporarse y reponerse sin conseguirlo. A través de los subtítulos nos enteramos de su historia y de sus pensamientos en ese preciso instante en que se debate entre la vida y la muerte.
2- Una mujer intentando dormir en su habitación. Los subtítulos nos dan acceso a sus pensamientos y asociaciones, típicos de alguien que intenta conciliar el sueño y en los que pasar revista a su día y a su vida en general.
3- Un bar, tres personas diferentes y sus historias. Un hombre mayor que viajó a través del mundo, de un hotel a otro, luego de la muerte de su mujer; la camarera, que recibe extrañas cartas de su ex-novio desde la guerra; y un hombre joven que piensa en su vida y decide que quiere ser como Belmondo mientras lee un periódico.
4- En un balcón hay una fiesta de adolescentes. El padre de la chica que cumple años sale al balcón a fumarse un cigarrillo, intentar alejarse del ruido y reflexionar sobre su vida, la de su hija y el paso del tiempo.
5- El living de un apartamento. Una pareja prepara la cena y luego los vemos cenar mientras miran un programa en la televisión. A través de los subtítulos nos enteramos de que son una pareja a punto de separarse y de que esa es su última noche juntos. También se narra toda la historia de sus familias, desde sus abuelos hasta el presente e incluso el futuro de cada uno de ellos. 60 años de historia condensados en un pequeño momento apresado.
6- Un hombre espera en medio de la calle a una mujer que lo citó allí en una cita a ciegas. Pero ella lleva veinte minutos de retraso y el hombre comienza a sentirse deprimido mientras piensa en su vida. Luego de un rato se marcha. Pocos segundos después de su partida la mujer a la que estaba esperando arriba. La historia de ella es tan solitaria y llena de desencuentros como la de él.
7- Una librería. Una joven busca libros y toma notas para una investigación que está realizando. Sin que ella lo sepa un joven muy tímido la observa. Está enamorado de ella pero no sabe cómo abordarla. A través de los subtítulos nos enteramos de todos los pensamientos que pasan por la cabeza del hombre mientras intenta juntar coraje para hablarle e imagina un futuro de ambos en pareja.
8- El living de un apartamento moderno. Un hombre hace ejercicios mientras su mujer practica una pieza musical en el piano. Los subtítulos revelan que lo que parece ser una pareja normal y ordinaria en realidad esconde un origen muy extraño.
9- Un hombre y una mujer caminan por la calle y cerca de una de las esquinas se besan. A través de los subtítulos nos enteramos de que es el primer beso de esta pareja. Vemos los pensamientos que pasan por sus cabezas mientras se besan largamente. Y también nos enteramos de cómo será el futuro de esta pareja.


Textos y dirección: Mariano Pensotti
Escenografía: Mariana Tirantte
Luces: Matías Sendón
Música: Federico Marrale
Asistencia de dirección: Laura Pulic (Buenos Aires) y María Santolo (en giras)

Elenco original en Buenos Aires: Santiago Gobernori, Maria Zambelli, Uriel Milsztein, Facundo Agrelo, Eugenia Alonso, Silvia Hilario, Leandro Orellano, Walter Jakob, Eliana Niglia, Francisco Dibar, Cecilia Sosa, Nayla Pose, Luis Gasloli, Pablo Gasloli, Romina Paula, Ezequiel Diaz.

“La Marea” se realizó por primera vez en Buenos Aires en septiembre del 2005 dentro del V Festival Internacional de Buenos Aires. Luego fue presentada en los siguientes festivales:
- Kunsten Festival des Arts, Bruselas, mayo del 2006.
- Hebbel am Ufer, Berlin, mayo del 2007.
- Homo Novus Festival, Riga, septiembre del 2007.
- Dublín Festival, septiembre del 2007.
- Festival Automne in Normandie, Rouen, septiembre del 2007.
- Carrefour Internacional, Québec, mayo del 2008.
- Festival TransAmeriques, Montreal, mayo del 2008.
- Sleep Slope Studio, Yokohama, septiembre del 2008.
- Festival Temporada Alta, Girona, octubre del 2008.
- Norfolk & Norwich Festival, Norwich, julio del 2009.
- Metropolis Festival, Copenhague, agosto del 2009.
- Push Festival, Vancouver, enero del 2011.