Las publicidades que hay en las ciudades son las vidas que sueñan sus habitantes.
En Hoy es el dia, una multitud de casas en miniatura se despliegan por un lugar indefinido y en penumbras. 100 espacios habitacionales diminutos alrededor de los que los espectadores pueden transitar, como se recorre una ciudad en sueños.
Encima de cada una de estas casitas hay un gran cartel publicitario, sobredimensionado. En cada uno de esos carteles hay textos escritos que utilizando la gramatica de las publicidades cuentan las historias de los habitantes de esas casas.
Vidas convertidas en slogans.

¡Hoy es el día! ¡La familia Liratti entierra a su perro Lumpi en el jardín del fondo, junto a las azucenas!
¡Hoy es el día! ¡Mi vida es una discoteca en la que nadie baila!
¡Hoy es el día! ¡ Ahora él se acuerda de las mañanas gloriosas en las que su abuela lo dejaba estar en la cama mirando programas de entretenimiento alemanes!
¡Hoy es el día! ¡Luciana Gonzalez piensa en renunciar a su trabajo en Carrefour pero no sabe de qué viviría!
¡Hoy es el día! ¡Luis olvidó el tacho de basura abierto y ahora dos cucarachas recorren los restos del durazno de ayer!
¡Hoy es el día! ¡Ahora ella mira a su amante dormido, con el que se ha acostado por primera vez, y piensa que por estos momentos de felicidad es que todo vale la pena!
¡Hoy es el día! ¡Gritos otra vez! ¿Si sos tan infeliz por qué no te vas en lugar de aplastarme con tus quejas cotidianas?
¡Hoy es el día! ¡El bebe se despierta, solo en la habitación pintada de celeste, mira a su alrededor, caballitos de terciopelo sobre su cabeza, abre la boca indeciso, reirse o llorar!
¡Hoy es el día! ¡Sobre el techo la vieja mancha de humedad formó una figura que recuerda al rostro de Cristo en las viejas estampitas o al de ella con el pelo volando por el ventilador en los domingos felices de ese verano!
¡Hoy es el día! ¡Todo absolutamente inmóvil y en la oscuridad del living las lucesitas del modem parpadean como galaxias diastantes, ella llora sola bajo esas constelaciones!
¡Hoy es el día! ¡Te acostás y tenés 20, te despertás y tenés 40! ¿En qué ensueño se evaporaron esos años fundamentales?

Las 100 casitas han sido construídas a partir de descripciones escritas que aportan 100 personas que viven en Buenos Aires, tomando como punto de partida casas en las que les gustaría vivir o casas con las que soñaron alguna vez.
Una investigacion sobre lugares para vivir soñados por una multitud de individuos de una ciudad.

¿Son las vidas publicidades que alguien sueña?
Hoy es el dia.

 

Textos: Mariano Pensotti
Diseño de maquetas: Mariana Tirantte
Música: Diego Vainer